En el transcurso de 2016, la mayoría de las divisas de países emergentes se han recuperado tras sufrir la volatilidad internacional, menos el peso mexicano, que sigue hundiéndose frente al dólar.

Esto se debe al avance del empresario Donald Trump, quien ha vencido a sus adversarios políticos y se mantiene como el único aspirante a candidato por el Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos.

“El peso mexicano estaría siendo afectado por la percepción de que, una vez que Donald Trump se consolide como candidato Republicano, no será positivo para México. Trump ha sido muy enfático contra los tratados de libre comercio y en particular contra México por el TLCAN”, indicó Finamex Casa de Bolsa en un análisis.

PUBLICIDAD

Durante 2016, el peso mexicano se ha depreciado 4.45% frente al dólar, llegando hasta por encima de los 18 pesos por billete verde, según Finamex.

Esto contrasta con la fuerte apreciación de monedas de otras economías emergentes, que pasan inclusive por crisis políticas. El real brasileño se ha apreciado 14% en lo que va del año; y el rublo ruso subió 11%.

image003

Fuente: Finamex.

 

«Algo no anda bien»

Brasil está en medio de una crisis económica y política. Hoy el Senado aprobó el juicio político contra Dilma Rousseff, quien estará separada del cargo por más de seis meses hasta decidir si será removida oficialmente.

Por otro lado, Rusia y Vladimir Putin aún lidian con el embargo económico impuesto por Estados Unidos y la Unión Europea (UE), que hizo caer al país en una ligera recesión.

“En suma, en lo que va del año, el peso mexicano no ha logrado una apreciación a diferencia de la mayoría de las monedas emergentes. Hemos destacado tanto factores internos como externos para su explicación, pero claramente el mercado nos está diciendo que algo no anda bien”, explica Guillermo Aboumrad, director de Estrategias de Mercado de Finamex.

Este análisis contrasta con las aseveraciones de empresarios y directivos, que aseguran que la campaña de Trump no afecta las inversiones en México.

Alberto Jones, presidente y director general de Moody’s México, dijo ayer a periodistas que las “tonterías” de Trump no afectan a la economía mexicana.

Los inversionistas “siguen haciendo colocaciones de deuda del gobierno, de Pemex y de empresas del sector privado, de ninguna manera se han detenido ni encarecido o complicado por factores de esa naturaleza”, manifestó el directivo.

–¿Las declaraciones de Donald Trump trastocan el optimismo puesto sobre México?

–Esa es una pregunta que dudo que a los inversionistas les preocupe, en todo caso es muy prematuro- respondió el directivo a pregunta expresa.

 

 

 

Siguientes artículos

Caída de Dilma Rousseff acelera fin de los gobiernos bolivarianos en AL
Por

Gobernantes como el venezolano Nicolás Maduro, el boliviano Evo Morales y la ex presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, so...