El efecto Donald Trump ya se sintió. Primero fue la salida de 1,600 millones de dólares (mdd) que Ford tenía planeado invertir en San Luis Potosí, después fue el dólar que llegó a 22 pesos —una situación que ya se estabilizó—. Pero para Bancomer, las amenazas más fuertes como el muro, la aplicación de aranceles y la salida del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), no surtirán efecto.

“Nosotros pensamos que la relación comercial entre México y Estados Unidos ha sido muy benéfica para ambos países. Nuestro escenario es que consecuentemente, no se van a trastocar o no se ha va tocar fundamentalmente esta relación”, comentó Carlos Serrano Herrera, economista en jefe de Bancomer.

Bancomer considera que el efecto Trump tendrá sólo consecuencias cíclicas y no estructurales, es por eso no habrá cambios radicales en la política comercial de Estados Unidos.

También puedes leer: Emprendedores mexicanos sin temor a Donald Trump

PUBLICIDAD

“Al cabo de unos años la relación comercial entre ambos países seguirá sin ser afectada en los más fundamental”, platicó Serrano Herrera.

La política económica de Donald Trump propone entre otras cosas un ajuste fronterizo de impuestos, la salida o renegociación del TLCAN y deportaciones. Bancomer ve difícil que se lleven a cabo estas propuestas.

Reforma fiscal:

  • Eliminar el impuesto sobre la renta (35%) y sustituirlo por un impuesto a flujos de efectivo (20%), similar al IETU.
  • Ajuste fronterizo con deducciones a las exportaciones.

“La primera me parece algo razonable que se discuta en Estados Unidos. La parte que es más controversial, que si podría tener impacto en otros países es un impuesto de ajuste fronterizo. Sobre este impuesto de flujos de efectivo, todos aquellos que exporten pueden deducir todos sus costos, incluyendo los costos laborales, para efectos de este impuesto. Los que importan no pueden deducir absolutamente nada”, comentó Serrano Herrera.

Esto hace lógica en una administración que se ha dedicado a decir que los déficits son malos, que los superávits son buenos, que las exportaciones son buenas y las importaciones son malas.

“Nosotros no concordamos con esa visión mercantilista que sólo dice que las exportaciones son buenas es una política errónea. Esto no es consistente con los criterios de la Organización Mundial de Comercio (OMC), puede equipararse a un impuesto discriminatorio”, destacó Herrera.

 

Política comercial

  • Ajuste fronterizo de impuestos (ingresos/gastos).
  • Enfoque bilateral de comercio.
  • Mensajes contradictorios del TLCAN.
  • TPP rechazado y TTIP en peligro.

“El riesgo en el ajuste fronterizo es que Estados Unidos se vuelva más proteccionista y esto pueda incidir en el comercio mundial. En cuanto al enfoque bilateral, pensamos que es mejor tener un enfoque multilateral. Al final de cuentas los tratos bilaterales acaban siendo proteccionistas”, destacó Herrera.

Aunque para Herrera parece que las relaciones bilaterales ya han comenzado a afectar el comercio, ya que Estados Unidos decidió salirse del TPP.

“Ahora por lo menos el TLCAN ya no fue rechazado y todo parece indicar que hay cierta posibilidad de que se renegocie el tratado con oportunidades buenas para ambos países”, platicó el economista en jefe de Bancomer.

 

Inmigración

  • Restricciones de entrada.
  • Orden presidencial de construcción del muro.
  • ¿Deportaciones?
  • ¿Restricción del flujo de remesas?

“Quizá las que pueden preocupar son las deportaciones y restringir los flujos de remesas, aunque si Estados Unidos realiza estas dos acciones también sería contraproducente para ellos y también para la economía en México, porque tendría que absorber a estos trabajadores”, dijo Serano Herrera.

En cuanto a las deportaciones masivas, Herrera dijo que se estarían perdiendo empleos en Estados Unidos, sobre todo si se quiere implementar un programa de infraestructura.

“En el tema de restricción de flujo de remesas, también pensamos que va a encontrar una política que interfiera con el libre flujo de remesas y capitales. Para que esta medida funcione, se tendrían que imponer a las remesas de todo el mundo, porque si solo se hace para México, además de dudosa su procedencia legal, sería muy fácil darle la vuelta ya que el trabajador podría enviar la remesa a otro país y de ahí a México”, comentó Serrano Herrera.

 

México no compite con EU

Las relaciones comerciales entre México y Estados Unidos son cruciales para ambos países.

En 2016, la suma de exportaciones e importaciones de Estados Unidos con México fue de 525,000 millones de dólares (mdd). Por ende, México es su tercer socio comercial.

“México es el principal socio comercial de California, Texas y Arizona y el segundo de otros 20 estados más”, dice un análisis de Bancomer.

El déficit de Estados Unidos con México es el cuarto mayor (8.6%), pero representa sólo la quinta parte del que tiene con China. El año pasado, Estados Unidos tuvo un déficit comercial con China de 347,000 mdd.

Además, el 16% de las exportaciones de Estados unidos durante 2016 se dirigieron hacia México, sólo detrás de Canadá con el 18%.

Las cadenas de valor son significativas para las empresas estadounidenses para volverse más productivas. Gran parte de las importaciones de Estados Unidos desde México, sirven de insumo para hacer competitivas sus exportaciones a nivel global.

Primera prueba de plugin (texto desde el tema)
 

Siguientes artículos

Éstos son los precios de las gasolinas para este jueves
Por

Los precios máximos vigentes para este día serán de 16.55 pesos por litro para la gasolina “verde”, 18.33 para la “roja”...