En 1993, fue la primera edición del Abierto Mexicano Telcel, en aquél entonces fue todo un reto haber conseguido la franquicia del Abierto, pero más aún, que se llevara a cabo el torneo, ya que estaba en disputa la cede entre Brasil y México. El Comité Organizador Mexicano, a pesar de saber que contaban con poco tiempo para la planeación del torneo, decidieron aceptar la propuesta de la ATP y llevarlo a cabo.

Todo marchaba perfecto, la organización fue impecable y al parecer ya estaba todo listo. No obstante, cuatro días antes de que el certamen iniciara, Carlos Gómez y Gómez, el presidente de Banco Mexicano y parte de la organización, se percató que tenían todo excepto el trofeo. No existía un trofeo con el que galardonaran al triunfador de esta primera edición, por lo que la creatividad de los directivos del torneo debía salir a relucir lo antes posible. Entre la lluvia de ideas y varias propuestas, Alejandro Orvañanos, Director de Mercadotecnia en ese entonces, llegó a la la conclusión de llamar a la firma de joyería mexicana TANE… Y se hizo el trofeo.

Al ser un evento tan importante para México, todas las marcas apostaban por el torneo. Gente del Abierto Mexicano Telcel, tenía contactos y conocidos de la marca de joyas TANE,  por lo que decidieron agotar hasta las últimas posibilidades y conseguirlo. Un día por la noche, la tienda, ya cerrada accedió a abrir sus puertas a los directivos para que pudieran encontrar el trofeo perfecto.

PUBLICIDAD

Elegirlo no sólo constaba de ver cuál pareciera el más bello, sino que debían pensar en todas las circunstancias que rodeaban a esta gran primera edición. Consideraron el peso, ya que sería un hecho que los jugadores terminarían exhaustos después de los partidos y si el trofeo pesaba mucho sería imposible que pudieran levantarlo a dos manos a la hora de celebrar. También pensaron en ocupar algo que caracterizara a México ante los ojos del mundo tenista.

El indicado fue un recipiente en el que nuestros antepasados resguardaban el agua para mantenerla fresca durante semana: el Guaje. Por lo tanto se reinterpretó en plata y se le agregó una pelota de tenis cincelada y una aplicación de oro de 23k. No era una estructura pesada y representaba a la perfección la historia de México. El comité organizador, con el fin de que los mejores tenistas regresaran al Abierto, decretó que quien ganara 3 veces consecutivas se llevaría “El Guaje de Plata”.

Fue así como surge el trofeo para el Abierto Mexicano Telcel, y tras 24 años consecutivos, TANE sigue siendo la firma que crea el galardón dentro del torneo varonil a los mejores tenistas del mundo en México.

7 años después de la creación del Guaje surge la “Pelota de Tenis”, el trofeo para el torneo femenil. TANE lo presenta en el 2001, con un diámetro de 22 cm. La pelota está hecha en plata .925 con costuras cubiertas de vermeil (plata de ley chapada en oro), con lo que buscan representar la elegancia, destreza y agilidad que caracteriza a la mujer tenista.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí 

 

Siguientes artículos

La esencia de Gabrielle Chanel plasmada en esta bolsa
Por

Una revolucionaria diseñadora de alta costura de Francia, en febrero de 1955, crea el modelo de bolsos en donde liberó l...